¿Cómo ser líder?

¿Cómo ser líder?

A mediados de la década de los 80’s Mark McCormack escribió un libro que a mi gusto tiene mucho sentido y que se volvió Best Seller: Lo que no te enseñan en la facultad de negocios de Harvard, en él explica que algunas de las habilidades para ser un empresario exitoso (quizá las mas importantes) no se aprenden en la escuela, ni siquiera en Harvard. A mi juicio, el liderazgo encaja perfectamente con su enfoque.

Se que existen una gran cantidad de libros que exponen diferentes teorías y enfoques sobre liderazgo, hablan sobre liderazgo carismático, situacional, efectivo, transformador y así podríamos continuar; mi conclusión después de haber leído al menos 15 de ellos es que en unos exponen teorías sobre liderazgo intentando explicar este fenómeno y en otros narran historias de líderes que han impactado en la sociedad, las cuales sin dejar de ser una fuente de inspiración, me dejan con el sabor en la boca de que nada tengo que hacer en materia de liderazgo si me comparo con personalidades como Gandhi, Mahoma, Atila, Lincoln o Jesucristo solo por nombrar algunos de ellos.

Libros van y vienen, de hecho sobre pocos temas se escribe mas que sobre liderazgo, interesante resulta ser que en muchos casos incluso se contradicen los autores; mi hipótesis es que entre mas se escribe del tema menos se sabe del mismo.

Permítanme compartir con ustedes lo que yo, después de revisar un sinnúmero de definiciones, entiendo por ser líder: Persona que tiene un cierto grado de insatisfacción con el estado actual de las cosas, una percepción de cómo deberían estar y una capacidad para entusiasmar a otros para que voluntariamente se comprometan y lo apoyen para lograr el cambio. Quizá no sea la definición más académica o elegante que se pueda encontrar pero al menos siento que aclara las cosas.

Tomando esta definición como base podemos escudriñar qué se necesita para ser líder: • Se necesita estar en desacuerdo o al menos sentir cierto grado de insatisfacción por el estado actual de la situación. No puedo imaginar a un aspirante a líder queriendo mover masas para mantener las cosas como están. Quizá pueda ser un buen administrador pero no líder. • No se trata exclusivamente de estar en desacuerdo, eso es fácil, sino de concebir claramente cómo deberían ser las cosas y qué camino hay que seguir para lograrlas. • Se debe poseer la capacidad de comunicar a otros su visión de manera tal que se entusiasmen con la idea y que “se vean ahí”. Habrá que aclarar que cuando hablo de capacidad de comunicar no me refiero a ser un excelente
orador (aunque no está de más), creo que la comunicación más efectiva es predicar con el ejemplo, esto es, no mandar a los otros a la guerra, sino ser el primero en el frente de batalla. Esto me lleva a la siguiente característica. • Tener convicciones y valores firmes, lo que es lo mismo no dar “bandazos” de aquí para allá cambiando de postura o meta. Ser una persona transparente y consistente para que a todo mundo le queden claras las reglas del juego. • Si le pago a alguien para que realice una actividad o los amenazo por medio de cualquier forma de coerción no me podría considerar líder, quizá estoy dirigiendo a un grupo de mercenarios o soy un dictador. Ser líder se demuestra cuando los seguidores hacen las cosas por su propia voluntad. • Finalmente, un líder logra lo que se propone o muere en el intento, esto es, no deja su empresa a medias dándose por vencido.

Eso es todo, las preguntas que vale la pena hacerse son ¿por qué es tan fascinante el tema para la mayoría de las personas? ¿por qué existen tan pocos líderes reconocidos? Mi respuesta es con mas preguntas ¿quién está dispuesto a pagar el precio? ¿quién desea abandonar su zona de confort? Como se podrán imaginar la mayoría prefiere vivir siguiendo la filosofía popular de mas vale malo conocido que bueno por conocer o esta otra por qué tanto brinco si el piso está parejo. Al parecer ser líder es mas un acto de valentía y una actitud hacia la vida que de preparación académica.

No Comments

Leave a Reply